Archivo de la etiqueta: ompi

El Comité de Derecho de Autor de la OMPI en el 2014

Sobre las discusiones relacionadas a las limitaciones y excepciones en favor de bibliotecas y archivos. No se abarca otros temas que estuvieron también en agenda durante el año que pasó, como un potencial tratado internacional para protección de organismos de radiodifusión, o un instrumento de excepciones para instituciones docentes y de investigación.

¿Cuál es el trabajo del Comité Permanente de Derecho de Autor en la OMPI?

Los estados miembros, en el marco de un organismo multilateral como OMPI, discuten temas relacionados a la protección de los derechos de autor, incluyendo actualización y armonización de normativa a nivel internacional.

En particular, por iniciativa de algunos estados miembros como Brasil o Chile, en los últimos 10 años se ha puesto en la agenda del Comité la discusión sobre las excepciones al derecho de autor. La idea ha sido evaluar si este mecanismo legal  -que permite ciertos usos de obras intelectuales sin necesidad de permiso y/o pago a los respectivos creadores- funciona adecuadamente en los países miembros y a nivel internacional; considerando los cambios tecnológicos recientes y la tendencia en varios países hacia una mayor protección legal a los titulares de las obras.

¿Qué se discuta en la actualidad que sea de interés para la comunidad bibliotecaria?

La elaboración de un instrumento legal que permita asegurar entre los países miembros un conjunto de excepciones al derecho de autor que ayuden en el trabajo y gestión de bibliotecas y archivos.

Quienes han tomado la iniciativa resaltan el hecho que las excepciones a favor de bibliotecas varían en alcance y forma en cada país, incluso contando con naciones donde no hay excepciones específicas a favor de estas instituciones. En un contexto donde el desarrollo tecnológico avanza, el tipo de material a preservar en las colecciones se amplía y la oferta de servicios bibliotecarios como el préstamo no solo se satisface físicamente, los países promotores de este instrumento remarcan que la normativa necesita actualizar algunas condiciones en las cuales se permita la distribución de información sin permiso.

En concreto, lo que buscan un grupo de estados, entre los que se encuentran países de Sudamérica y África, es la elaboración y aprobación de un tratado en la OMPI. Esta herramienta ofrecería un marco flexible que permita a nivel nacional asegurar excepciones para que bibliotecas y archivos puedan continuar realizando su labor, proponiendo servicios y actividades innovadoras al contar con menos barreras para distribuir contenidos, todo esto respetando a su vez los derechos de autor de forma adecuada. Sigue leyendo

Etiquetado , , , ,

Un repaso al trabajo del Comité de Desarrollo y Propiedad Intelectual en el 2014

Dos sesiones tuvo este año el Comité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (CDIP) de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual – OMPI. Pese a que se ha continuado con la ejecución de algunos proyectos e incluso se han presentado reportes de evaluación en cuatro de ellos, las actividades avanzan de forma lenta, y en algunos puntos álgidos, la toma de decisiones se mantiene postergada.

Recordemos que CDIP es el comité responsable de monitorear la implementación de la Agenda para el Desarrollo en OMPI. Una Agenda aprobada en el 2007 con 45 recomendaciones que giran en torno a cómo OMPI, como organismo multilateral, puede ayudar con asistencia técnica y cooperación a que los estados miembros puedan desarrollar planes relacionados al uso de instrumentos de propiedad intelectual (PI) en concordancia con sus estrategias particulares de desarrollo.

La Agenda, a su vez, es un proyecto político. Engloba la intención de un grupo de países en vías de desarrollo de cambiar a OMPI por dentro y que deje atrás el discurso de que la propiedad intelectual solo significa protección, sin darle la debida importancia a variables como difusión o flexibilidades. Esto ha conllevado a dificultades en la etapa de implementación, ya que un bloque de países desarrollados continuamente realiza observaciones al momento de interpretar lo que se quiere decir en las recomendaciones. En el fondo se enfrentan dos discursos sobre propiedad intelectual, y que incluso ha llevado a una cierta paralización en el trabajo de CDIP, como se vio en la sesión de mayo.

En efecto, en ese mes se celebró la sesión N° 13.  Como parte de lo programado, se tenían que definir los términos de referencia para lo que será la evaluación independiente de cómo se han aplicado las recomendaciones de la Agenda. Asimismo, faltaba aprobar el panel de expositores que formarán parte de una conferencia internacional sobre PI y desarrollo. En ambos casos la tensión era similar. Por un lado, se peleaba por el perfil de los evaluadores: ¿deben ser especialistas en desarrollo o más bien contar con experiencia práctica en asistencia técnica relacionada a propiedad intelectual? Por otro, existía la queja de la Secretaría de la OMPI había escogido expositores que no contaban con la suficiente experiencia en la intersección PI y desarrollo. Para ninguno de las dos actividades se logró consenso, postergando decisiones para luego de la Asamblea General de OMPI de setiembre, reuniones informales mediante.

Ambos temas fueron medianamente superados durante la sesión N° 14 en noviembre. Como figura en el resumen de la Presidencia, los términos de referencia para la evaluación independiente se han aprobado incluyendo una terna de tres profesionales: un evaluador que será el responsable principal, un experto con experiencia práctica en asistencia técnica sobre temas PI y un segundo experto con más experiencia en la problemática del desarrollo. Mientras, con respecto a la conferencia internacional, se decidió que debe realizarse durante la sesión 15 o 16 del Comité. En caso haya expositores que no cuenten con la disponibilidad de tiempo para las fechas establecidas, la Secretaría podría incorporar las propuestas realizadas por algunos de los estados miembros, que incluye invitar a oradores con mayor experticia en desarrollo.

Más allá del avance en actividades específicas, la sensación de bloqueo aún permanece para compromisos de mayor alcance. Por ejemplo, no hay consenso en cómo implementar algunas de las recomendaciones para mejorar la asistencia técnica brindada en el marco de la cooperación para el desarrollo.

Estas recomendaciones aparecieron en un informe realizado por evaluadores externos en el 2011, el mismo que trató de mostrar cómo OMPI estaba ofreciendo ayuda a los estados en materia de desarrollo. En ese informe se remarcó los vacíos en monitoreo de actividades y evaluación de resultados sobre lo que la organización estaba financiando, además de la poca claridad institucional para delimitar lo que se entiende por desarrollo. Lo cierto es que hay un bloque de países (desarrollados) que entienden que varias de las recomendaciones ya se están ejecutando y que las adecuaciones pendientes en la forma de brindar cooperación técnica deben incidir en procesos específicos, como lograr una mejor eficiencia de costos. Entretanto, otro conjunto de países se adhieren más a la ambición mostrada por los evaluadores externos en sus recomendaciones, que implica cambios institucionales más profundos y una vocación más precisa de parte de OMPI de señalar cómo la asistencia técnica que se brinda está impactando en el desarrollo de los países miembros.

Por otro lado, el Comité sigue generando mucha documentación dada la realización de proyectos en torno a temas abordados en la Agenda para el Desarrollo, entre los que se incluyen acceso a información de patentes y enfoques pilotos para academias nacionales de propiedad intelectual. Vale la pena mencionar también que está en proceso de ser aprobado un conjunto de actividades en torno al uso de los derechos de autor para promover acceso a la información y contenido creativo.

Con todo, pese a haber sido un año difícil en el Comité, lo que sigue importando es que se mantenga la perseverancia de un grupo de estados miembros para continuar con la implementación de la Agenda, además de la voluntad del Comité para seguir generando evidencia sobre cómo la propiedad intelectual puede contribuir a objetivos de desarrollo, pese a la existencia de una cultura institucional no tan fácil de persuadir.

Fuentes de información:

 

Etiquetado ,

Termina la sesión 26 en el Comité de Derecho de Autor de la OMPI

Culminó la sesión 26. Los resultados muestran las marcadas diferencias que hay entre las delegaciones sobre los temas a priorizar dentro del Comité. En el contexto de la discusión por un instrumento de excepciones a favor de bibliotecas y archivos, la mayor novedad es la decisión de actualizar el estudio sobre limitaciones y excepciones preparado por Kenneth Crews en el 2008. 

Fueron tres los temas principales de trabajo, cada uno en torno al desarrollo de un instrumento legal internacional o tratado: protección para organismos de radiodifusión, excepciones para bibliotecas y archivos, excepciones para instituciones docentes y de investigación. Los delegados estuvieron de acuerdo que hubo avances en los dos primeros, mas no en el tercero.

En vista de las posiciones marcadas, las reuniones del Comité se han vuelto un espacio contencioso donde se pelea la priorización de temas. Esto se evidencia por ejemplo al negociar la cantidad de tiempo que se le va a dedicar a cada tema en las sesiones del próximo año. Países como Sudáfrica o Brasil demandaron una distribución de tiempo por igual de cada uno de los temas, mientras que la Unión Europea o Japón buscaron conseguir la mayor cantidad de días para la discusión del texto de los organismos de radiodifusión, negándose ademas a aceptar una próxima reunión entre sesiones para solo discutir las excepciones para bibliotecas.

Al final se acordó en ir paso a paso. Se decidió la distribución de días solo para la sesión 27: 2 días y medio para la protección de los organismos de radiodifusión, 2 días para las excepciones (tanto para bibliotecas y archivos como para  instituciones docentes y de investigación) y medio día para las conclusiones y para decidir si se realiza la reunión entre sesiones ya mencionada.

Con esta reducción de días surge la interrogante sobre el ritmo de los avances en el texto de las excepciones para bibliotecas y archivos. Como lo expresó el delegado de Argelia, esta reducción en el tiempo conllevará a resultados de poca calidad.

Y es que hay una presión importante de países desarrollados para orientarse más bien hacia un tratado de protección de organismos de radiodifusión para el 2015 . Y con todo, la agenda se amplía: las conclusiones de la sesión dan cuentan de la intención de explorar el desarrollo de excepciones al derecho de autor para el caso de los museos. Por el momento, se ha requerido el desarrollo de un estudio exploratorio en ese sentido.

Excepciones para bibliotecas: avance lento

Hay marcadas diferencias sobre la naturaleza del instrumento legal que pueda apoyar el trabajo de bibliotecas y archivos. Países como Ecuador, Brasil o India sosteniendo la necesidad de un tratado que pueda asegurar limitaciones mínimas y acorde a los tiempos en los países miembros. Mientras, las delegaciones de la Unión Europea entendiendo que el actual marco legal internacional es suficiente y que más bien hay que reforzar la asesoría técnica y la transmisión de buenas prácticas para que los países en vías de desarrollo puedan actualizar su normativa interna en conformidad a mecanismos legales ampliamente reconocidos como el criterio de los tres pasos. 

El documento de trabajo por las excepciones para bibliotecas y archivos cuenta con 11 temas de trabajo . Durante la presente sesión solo se avanzó con 4 de los temas: preservación, derecho de reproducción y ejemplares de salvaguardia, depósito legal y préstamos bibliotecario.  En el caso del primer punto, las conclusiones de la sesión expresan que esta actividad podría permitir el reemplazo de obras protegidas en algunas circunstancias. El condicional “podría” refiere a la resistencia de algunas delegaciones (países miembros de la Unión Europea fundamentalmente) sobre en qué escenarios no es aceptable otorgar esta limitación. Por ejemplo, para la preservación de registros históricos.  

Se ha reconocido también que falta evidencia actualizada y sistematizada sobre el marco legal de excepciones en los países miembros de OMPI.  El conocido estudio encargado a Kenneth Crews data de hace 5 años y en vista de las reformas legales en derechos de autor que se ha llevado a cabo (o se lleva) en varios países, el Comité ha decidido requerir su actualización.

La próxima sesión del Comité se realizará en Abril.

Cobertura adicional

Etiquetado , , , , ,

El debate sobre las excepciones para bibliotecas y archivos en OMPI. Sesión 26

Hoy comienza la sesión 26 del Comité Permanente de Derecho de Autor y Derechos Conexos (SCCR por sus siglas en inglés) de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).  La agenda incluye la discusión de un posible instrumento internacional que permita asegurar excepciones al derecho de autor a favor de bibliotecas y archivos. Estemos atentos al apoyo que recibe el proceso de parte de nuestros representantes nacionales. 

La preocupación por las excepciones en el trabajo del Comité se ha instaurado lentamente en los últimos 10 años, a iniciativa de algunos países de América Latina y África.  Parte de la tarea ha sido reconocer las diferencias y semejanzas jurídicas entre los países miembros sobre qué tipo de actos o situaciones se consideran susceptibles de recibir un trato diferenciado en caso haya uso de obras intelectuales protegidas, tomando en consideración un contexto donde cada vez más se comparte información de forma transnacional a través de plataformas de comunicación o mercados digitales.

Así se han publicado estudios que identifican el estado de estas excepciones por temas y regiones del mundo. Los resultados han permitido mostrar las divergencias, la consecuente incertidumbre jurídica, la falta de actualización en los catálogos de actos y la necesidad de reforzar la protección de algunas instituciones donde la prioridad sea el acceso al conocimiento, como es el caso de bibliotecas y archivos. 

Ahora el Comité está en pleno proceso de identificación de las excepciones mínimas que deberían ser obligatorias o en todo caso servir como referencia para que los estados miembros adopten dentro de sus legislaciones. Hay que recordar en ese sentido que el trabajo del Comité tuvo un hito este año con la aprobación del Tratado de Marrakesh, donde se establecen facilidades para que personas con discapacidad visual  puedan acceder a obras protegidas por derecho de autor.  Por los demás, actualmente hay dos líneas de discusión: por un lado las excepciones para las bibliotecas y archivos,  y por otro, las excepciones en favor de las actividades de educación e investigación.  

Sin embargo, a su vez, es posible que en esta sesión no haya avances óptimos en ninguno de los dos debates de interés. Hay una posición dentro del Comité que busca extender la protección de derechos de los organismos de radiodifusión, en un contexto donde sistemáticamente se comente infracciones en Internet cuando terceros retransmiten sin permiso espectáculos o eventos cubiertos por estos organismos. La discusión en ese sentido girará sobre la justificación de esta ampliación en la protección y el derecho al acceso a estas retransmisiones de parte de los usuarios de Internet.

En caso el Comité decida priorizar la eventual elaboración de un tratado a favor de los organismos de radiodifusión conllevaría a seguir postergando un instrumento internacional en favor de las bibliotecas. Pidamos entonces a nuestros respectivos representantes nacionales que tomen partido y urgencia por una agenda que fortalezca los mecanismos de acceso a conocimiento a través de instituciones como las bibliotecas.

Una invocación especial para el representante de Perú, Martín Moscoso, Director de la Dirección de Derecho de Autor  del INDECOPI. El marco legal de excepciones en favor de las bibliotecas en el país no ha sido el ideal, como se lo ha mostrado la comunidad bibliotecaria en tiempo oportuno. Sin embargo, ahora se tiene la oportunidad de apoyar un proceso que influiría favorablemente, ya que permitiría contar con un catálogo de actos legítimos que se podría introducir como excepciones a nivel local. Además, hay un sentido de urgencia. Estamos a punto de firmar un acuerdo transpacífico que amplía en exceso  la protección a los creadores y titulares de obras intelectuales, sin mayor consideración para los usuarios de dichas obras. La recuperación del equilibrio necesario pasará por apoyar de forma proactiva procesos que justamente ayuden a fortalecer instituciones que privilegien el acceso al conocimiento a peruanos y peruanas. 

Documentos adicionales:

  • Documento actual de trabajo con comentarios para un instrumento internacional de excepciones para bibliotecas y archivos (Link)
  • Un repaso más detallado sobre el trabajo realizado por algunos países miembros para ampliar el debate sobre las excepciones en SCCR en Digital Rights LAC
  • ¿Por qué una reforma al derecho de autor en OMPI? La Federación Internacional de Bibliotecas – IFLA explica
  • En Colombia, la sociedad civil le pide a su representante nacional que apoye el eventual tratado en favor de las bibliotecas a través de esta petición
Etiquetado , , , ,