Open Data para mejorar el control: ¿agendas compartidas?

Hace unos días se desarrolló en Washington un evento sobre datos abiertos. Promovido por el Banco Mundial (BM), se resaltaron las bondades pro democracia que ofrece el acceso estandarizado a datos del sector público y de la cooperación internacional.

El BM ha incorporado el concepto open data dentro de lo que difunde como buen gobierno. Las acciones se complementan con capacitaciones y financiamiento directo a proyectos nacionales como los de Kenia y Moldovia.

En paralelo, desde la misma institución se habla de Open Development: actividades para el desarrollo social que son realizadas,  monitoreadas y compartidas con transparencia, siguiendo estandares preestablecidos. El banco se pone a sí mismo como ejemplo y expone sus colecciones de datos a través de un portal.

data.worldbank.org

Es claro que la intención también es facilitar el seguimiento sobre cómo y dónde se invierten los fondos del Banco. Ciertamente, aún hay carencias informativas y se necesitan respuestas sobre cumplimientos de indicadores en países en vías de desarrollo donde se puso dinero.

Ahora bien, una pregunta general para desarrollar es si la prioridad de la cooperación internacional en mejorar sus ejercicios de control es la prioridad y conveniencia de los países que reciben su financiamiento. En el caso de los proyectos de datos abiertos, ¿los datos que prefieren ellos que sean liberados son los mismos tipos de datos que los estados receptores desean liberar?

No solo es el Banco Mundial. Hay organismos de cooperación que resaltan la transparencia de información como prioridad top dentro de la agenda de los gobiernos receptores. En el contexto de gestión de información y  modernización de la administración pública esto es importante… pero hay otras acciones que también ameritan atención, como la revisión de procedimientos burocráticos, los incentivos legales para preservación documental o la capacitación informacional para funcionarios.

Hay que contrapesar entusiasmos con viabilidad y prioridades. Los proyectos de datos públicos abiertos pueden apoyar oportunidades de desarrollo no porque la cooperación lo dicte, sino porque en las administraciones receptoras tienen certezas de que encajan dentro de sus proyectos informacionales y el espacio para efectos perversos es reducido.

Fuente de primera foto: JanneM. Algunos derechos reservados.

Anuncios
Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: