Sobre los bibliotecarios sexy del futuro

A través de los blogs, la bibliotecología también reflexiona sobre cómo encajar en la época del Web 2.0. Las lecturas y propuestas al respecto no dejan de ser atractivas (1) aunque también se siente una cierta angustia sobre cómo mantenerse vigente y necesario. El lado más optimista de la reflexión muestra a los bibliotecarios usando herramientas Web 2.0 para optimizar el acceso a la información requerida por los usuarios. En esta tendencia se circunscribe el post “Sexy Librarians of the Future Hill Help You Upload Your Videos to YouTube”, escrito por Marshall Kirkpatrick.

Se analiza investigación cualitativa relacionada a las preferencias de los usuarios (norteamericanos) de YouTube. La mayoría prefiere consumir contenido proveniente de los medios de comunicación masivos antes que multimedia producida por aficionados (2), pese a que también se valora la posibilidad que brinda esta plataforma para dar a conocer productos personales.

Se plantea un escenario donde las producciones multimedia realizadas por los propios ciudadanos tengan un real impacto como objeto de consumo, posible mediante la ayuda de los profesionales de la información. La función del bibliotecario no estaría tanto en promover la generación de este tipo de productos, sino más bien en lograr que sean fácilmente localizables dentro de los canales de búsqueda. Me encanta este ejemplo idílico (por lo menos para bibliotecas peruanas) que utiliza la autora para mostrar como funcionaría este impacto deseado. Traduzco al libre albedrío:

Imagina un futuro dónde vayas a la biblioteca con un video de cinco minutos de duración que acabas de realizar y que está relacionado al debate presidencial celebrado el día de ayer. Imagina que el bibliotecario te dice:

 “Deberías subirlo a YouTube y etiquetarlo con al menos cuatro tags, dos de ellos de carácter general y los otros dos más específicos, pensando en las comunidades de interés que pueda tener YouTube sobre el tema en cuestión. El video tendría que ser incrustado en un blog con un simpático texto de presentación y así enlazarlo a tus blogs favoritos que justo hayan posteado sobre el mentado debate presidencial. ¡Aseguratede enviar trackbacks a esos posts!” 

“Por lo demás, pienso que tienes un buen video sobre el tema. Si estás interesado, puedo darte un voto en StumbleUpon (3) (como buen bibliotecario sexy que soy, tengo una poderosa cuenta allí), además de darle un buen resumen explicativo. Cualquiera de estos pasos permitirá que tu producto sea más fácil de localizar y descubrir por otras personas”

En suma, como parte de la visión esperanzadora de la profesión, se apuesta por una saga de bibliotecarios capaces de aportar a la difusión de contenidos (relevantes, calificados)producidos desde los usuarios. ¿Demasiada sofisticación involucrada? ¿Demasiado sexy por el momento para ser verdad?

 

(1) En particular, me encanta el lado Rethinking del asunto, es decir reinventarse como profesional en otros ámbitos organizacionales no relacionados directamente con bibliotecas o archivos

(2) El aficionado que produce videos no relacionados directamente con el mainstream puede ser también visto como un ciudadano que puede aportar al debate y a la confrontación de ideas, a través de una plataforma YouTube

Anuncios
Etiquetado , ,

Un pensamiento en “Sobre los bibliotecarios sexy del futuro

  1. Fernando dice:

    Hola:
    yo no soy un bibliotecario sexy pero eso que describes ya lo hacemos en mi pueblo. Gracias por el café

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: